Anton Pannekoek

Anton Pannekoek

Tesis sobre la lucha de la clase obrera contra el capitalismo

 


Escrito: Probablemente en 1947.
Primera publicación: Abogación Sureña por los Consejos Obreros, Melbourne, nº 33, Mayo de 1947.
Versión al castellano: Traducido y publicado digitalmente por el Grupo de Comunistas de Conselhos da Galiza (Estado espanhol).
Esta edición: Marxists Internet Archive, junio de 2006.
Fuente: Círculo Internacional de Comunistas Antibolcheviques


 

I. 

El capitalismo, en un siglo de desarrollo ha incrementado enormemente su poder, no sólo a través de la expansión por toda la tierra, sino también a través del desarrollo bajo nuevas formas.

Con él, la clase obrera ha aumentado en poder, en número, en concentración masiva, en organización. Su lucha contra la explotación capitalista, por el dominio sobre los medios de producción, también se está desarrollando continuamente y se tiene que desarrollar bajo nuevas formas.

El desarrollo del capitalismo condujo a la concentración del poder sobre las ramas principales de la producción, en manos de los grandes intereses monopolistas. Estos están íntimamente conectados con el poder estatal, y lo dominan; controlan la parte principal de la prensa, dirigen la opinión pública. La democracia de clase media se ha demostrado el mejor camuflaje de la dominación política del gran capital. Al mismo tiempo, hay una tendencia creciente en la mayoría de los países a usar el poder organizado del Estado para concentrar en sus manos la dirección de las industrias claves, como comienzo de la economía planificada. En Alemania, una economía dirigida por el Estado unió la dirección política y la administración capitalista en una explotación de clase combinada. En el capitalismo de Estado de Rusia, la burocracia es colectivamente la que domina sobre los medios de producción, y mantiene en sumisión a las masas explotadas mediante un gobierno dictatorial.

II.

El socialismo, erigido como la meta de la lucha de los obreros, es la organización de la producción por el Gobierno. Significa el socialismo de Estado, el mando de los funcionarios del Estado sobre la producción y el mando de los gerentes, científicos, jefes, en la fábrica. En la economía socialista, este cuerpo, formando una burocracia bien organizada, es el amo directo del proceso de producción. Tiene la disposición sobre el producto total, determinando qué parte se asignará como salarios a los obreros, y apropiandose del resto para las necesidades generales y para sí mismo. Los obreros, bajo la democracia, pueden escoger a sus amos, pero no son ellos mismos amos de su trabajo; reciben sólo parte de lo producido, asignado a ellos por otros; son aún explotados y tienen que obedecer a la nueva clase dominante. Las formas democráticas, que se supone o se pretende que la acompañen, no alteran la estructura fundamental de este sistema económico.

El socialismo fue proclamado la meta de la clase obrera cuando, en su primer alzamiento, se sentía impotente, incapaz de conquistar por sí misma el poder sobre las fábricas, y buscaba en el Estado protección contra la clase capitalista por medio de reformas sociales. Los grandes partidos políticos que encarnaban estas aspiraciones, la socialdemocracia y los partidos laboristas, se convirtieron en instrumentos para regimentar al conjunto de la clase obrera al servicio del capitalismo, en sus guerras por el poder mundial, así como en la política doméstica en tiempo de paz. El Gobierno obrero del Partido Laborista Británico ni siquiera podía decirse que fuese realmente socialista, sino que era un modernizador del capitalismo. Mediante la abolición de sus ignominias y del atraso, introduciendo la gestión estatal subordinada a la preservación -garantizada por el Estado- de las ganancias para los capitalistas, fortalece la dominación capitalista y perpetúa la explotación de los obreros.

III. 

La meta de la clase obrera es su liberación de la explotación. Esta meta no se alcanza y no puede alcanzarse mediante una nueva clase dirigente y gobernante que sustituya a la burguesía. Sólo puede ser realizada por los obreros mismos siendo dueños de la producción.

El dominio de los obreros sobre los medios de producción significa, en primer lugar, la organización del trabajo en cada fábrica y empresa por su plantilla. En lugar de mediante el mando del gerente y sus subordinados, toda la regulación es elaborada a través de la decisión del cuerpo entero de los obreros. Este cuerpo, comprendiendo todas las clases de obreros, especialistas y científicos, todos tomando parte en la producción, decide en asamblea todo lo relacionado con el trabajo común. El que aquéllos que han de efectuar el trabajo también tengan que regular el mismo y asumir su responsabilidad dentro del propósito del conjunto, puede aplicarse a todas las ramas de producción. Esto significa, en segundo lugar, que los obreros crean sus órganos para coordinar las empresas separadas en una totalidad organizada de producción planificada. Estos órganos son los consejos obreros.

Los consejos obreros son cuerpos de delegados, enviados por las plantillas de las fábricas separadas o por las secciones de grandes empresas, llevando las intenciones y opiniones de las plantillas para discutirlas y tomar decisiones acerca de los asuntos comúnes, llevando de vuelta los resultados a sus mandatarios. Ellos plantean y proclaman las regulaciones necesarias, y, uniendo las diferentes opiniones en un resultado común, forman la conexión de las unidades independientes en una totalidad adecuadamente organizada. No son un cuadro permanente de dirigentes, sino que pueden ser revocados y cambiados en cualquier momento. Sus primeros gérmenes aparecieron en el comienzo de las revoluciones rusa y alemana (soviets, arbitrate). Ellos han de jugar un papel creciente en futuros desarrollos de la clase obrera.

IV. 

Los partidos políticos en los tiempos presentes tienen dos funciones. En primer lugar, aspiran al poder político, a la dominación en el Estado, a tomar el gobierno en sus manos y a usar su poder para poner su programa en práctica. Para este propósito, tienen, en segundo lugar, que ganarse a las masas de la población trabajadora para sus programas: por medio de sus enseñanzas, clarificando la visión, o, mediante su propaganda, intentando simplemente hacer de ella un rebaño de seguidores.

Los partidos de la clase obrera erigen como su meta la conquista del poder político; por consiguiente, gobernar en interés de los obreros, y en especial para abolir el capitalismo. Se afirman como la vanguardia de la clase obrera, su parte más clarificada, capaz de conducir a la mayoría desinstruida de la clase, actuando en su nombre como sus representantes. Pretenden ser capaces de liberar a los obreros de la explotación. Una clase explotada, sin embargo, no puede liberarse simplemente votando y trayendo al poder a un grupo de nuevos gobernadores. Un partido político no puede traer la libertad, sino que, cuando gana, trae sólo nuevas formas de dominación. La libertad sólo puede ser conquistada por las masas obreras a través de su propia acción organizada, tomando su suerte en sus propias manos, dedicándose al ejercicio de todas sus facultades, dirigiendo y organizando su lucha y su trabajo por sí mismas mediante sus consejos.

Para los partidos queda entonces la segunda función, extender la visión y el conocimiento, estudiar, discutir y formular las ideas sociales, y, mediante su propaganda, iluminar las mentes de las masas. Los consejos obreros son los órganos para la acción práctica y la lucha de la clase obrera; en los partidos recae la tarea de vigorizar su poder espiritual. Su obrar forma una parte indispensable en la autoliberación de la clase obrera.

V. 

La forma más fuerte de lucha contra la clase capitalista es la huelga. Las huelgas son necesarias, siempre de nuevo, contra la tendencia de los capitalistas a incrementar sus ganancias mediante la bajada de los salarios y el incremento de las horas o de la intensidad del trabajo.

Los sindicatos se han formado como instrumentos de resistencia organizada, se basan en una solidaridad fuerte y en la ayuda mutua. Con el crecimiento de las grandes corporaciones el poder capitalista ha aumentado enormemente, por lo que sólo en casos especiales los obreros son capaces de aguantar la degradación de sus condiciones de trabajo. Los sindicatos se convierten en instrumentos de mediación entre capitalistas y obreros; hacen tratos con los patrones que intentan poner en vigor sobre los a menudo poco dispuestos obreros. Los jefes aspiran a convertirse en una parte reconocida del aparato de poder del capital y el Estado que dominan a la clase obrera; los sindicatos se convierten en los instrumentos del capital monopolista, por medio de los cuales dicta sus condiciones a los obreros.

El derecho de la clase obrera, bajo estas circunstancias, toma cada vez más la forma de las huelgas salvajes. Éstas son espontáneas, explosiones masivas del espíritu de resistencia largamente reprimido. Son acciones directas en las que los obreros toman su lucha completamente en sus propias manos, dejando fuera a los sindicatos y a sus dirigentes.

La organización de la lucha es acometida por los comités de huelga, delegados de los huelguistas, escogidos y mandados por la plantilla. Por medio de las discusiones en estos comités los obreros establecen su unidad de acción. La extensión de la huelga a masas cada vez mayores, la única táctica apropiada para arrancar concesiones del capital, está opuesta fundamentalmente a las tácticas sindicalistas de restringir la lucha y ponerle fin tan pronto como sea posible. Tales huelgas salvajes en los tiempos presentes son las únicas luchas de clase reales de los obreros contra el capital. En ellas afirman su libertad, escogiendo y dirigiendo sus acciones ellos mismos, no dirigidos por otros poderes para otros intereses.

Eso determina la importancia de tales contestaciones de la clase para el futuro. Cuando las huelgas salvajes toman cada vez mayor extensión encuentran el entero poder físico del Estado contra ellas. De modo que asumen un carácter revolucionario. Cuando el capitalismo se convierte en un gobierno mundial organizado -aunque todavía sólo en la foorma de dos poderes contendientes, amenazando a la humanidad con la total devastación- la lucha por la libertad de la clase obrera toma la forma de una lucha contra el poder del Estado. Sus huelgas asumen el carácter de grandes huelgas políticas, a veces huelgas universales. Entonces, los comités de huelga necesitan asumir funciones generales sociales y políticas, y adquirir el carácter de consejos obreros. La lucha revolucionaria por la dominación sobre la sociedad es al mismo tiempo una lucha por la dominación sobre y en las fábricas. Entonces, los consejos obreros, como órganos de lucha, se convierten en órganos de producción al mismo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s