Bakunin – La instrucción integral

La instrucción integral

Posted by archivero en enero 1, 2008

mijail_bakuninLa primera cuestión que debemos considerar hoy es la de la emancipación de las masas obreras. ¿Podrá ser completa, mientras la instrucción que éstas reciben sea inferior a la que se dé a los burgueses o mientras haya en general alguna clase, numerosa o no, pero que por su nacimiento acceda a los privilegios de una educación superior y más completa? ¿Plantear la pregunta, acaso no es resolverla? ¿Acaso no es evidente que entre dos hombres, dotados de una inteligencia natural casi igual, el que sepa más, cuyo espíritu se amplíe con la ciencia, por haber comprendido mejor la concatenación de los hechos naturales y sociales, o por lo que se llaman las leyes de la naturaleza y de la sociedad, captará más fácil y ampliamente el carácter del medio en el que se encuentra, se sentirá más libre, será en la práctica más hábil y más poderoso que el otro? El que sabe más dominará naturalmente al que sepa menos. Y de no existir entre dos clases más que esta única diferencia de instrucción y educación, aquella diferencia produciría en poco tiempo todas las demás, y el mundo humano se encontraría en su punto actual. O sea que estaría dividido de nuevo entre una masa de esclavos y un pequeño número de dominadores, trabajando como hoy los primeros para éstos.

  Se comprende ahora por qué los socialistas burgueses sólo piden cierta instrucción para el pueblo, un poco más de la que tiene por ahora, y por qué nosotros, demócratas socialistas, pedimos para él la instrucción integral, toda la instrucción, tan completa como la configura el poder intelectual del siglo [XIX], de modo que, encima de las masas obreras, no pueda encontrarse en adelante ninguna clase que pudiera saber más, y que, precisamente por saber más, las dominaría y explotaría. Los socialistas burgueses quieren el mantenimiento de las clases, debiendo representar cada una, según ellos, una diferente función social, una por ejemplo la ciencia y otra el trabajo manual. Nosotros al contrario queremos la abolición definitiva y completa de las clases, la unificación de la sociedad, y la igualación económica y social de todos los individuos humanos sobre la tierra. Ellos quisieran, por conservar este cuadro, que menguaran, se suavizaran y embellecieran la desigualdad y la injusticia, bases históricas de la actual sociedad, que, nosotros, queremos destruir. De ahí resulta a las claras que ningún entendimiento ni conciliación, ni siquiera coalición entre los socialistas burgueses y nosotros es posible.

  Pero, se dirá, y es el argumento que se nos opone muy a menudo y que los señores doctrinarios de todos los colores consideran un argumento irresistible, es imposible que la humanidad por entero se dedique a la ciencia: se moriría de hambre. Es preciso por lo tanto que mientras unos estudien, los otros trabajen, de modo a producir los objetos necesarios a la vida para sí mismos primero, y luego también para los hombres que se vienen dedicando en exclusiva a las obras de la inteligencia. En efecto estos hombres no sólo trabajan para sí mismos: sus descubrimientos científicos, además de ampliar el espíritu humano, se aplican a la industria y a la agricultura, y en general, a la vida politica y social. ¿No mejoran acaso la condición de todos los seres humanos, sin excepción alguna? ¿No ennoblecerán sus creaciones artísticas la vida de todo el mundo?

  Pero no, en absoluto. Y el mayor reproche que tenemos que dirigir a la ciencia y a las artes, es precisamente que no propagan sus beneficios y no ejercen su influencia saludable sino sobre una porción muy mínima de la sociedad, con la exclusión, y por consiguiente también a expensas de la inmensa mayoría. Se puede decir hoy de los adelantos de la ciencia y de las artes, lo que ya se dijo con tanta razón del prodigioso desarrollo de la industria, del comercio, del crédito, de la riqueza social en una palabra, en los países más civilizados del mundo moderno. Esta riqueza es totalmente exclusiva, y tiende cada día a serlo más, concentrándose siempre entre un menor número de manos y rechazando las capas inferiores de la clase media, la pequeña burguesía, en el proletariado, de modo que el desarrollo está en razón directa de la miseria creciente de las masas operarias. De ahí el abismo que ya separa la minoría feliz y privilegiada de los millones de trabajadores que la hacen vivir con el trabajo de sus brazos, y que se va abriendo siempre más, y cuanto más felices son los afortunados, los explotadores del trabajo popular, más infelices se vuelven los trabajadores. Pongámonos solamente en presencia de la opulencia fabulosa del gran mundo aristocrático, financiero, comercial e industrial de Inglaterra, la situación miserable de los obreros de dicho país. [parte más pequeña] Releamos la carta tan ingenua y desgarradora escrita hace poco por un inteligente y honrado orfebre de Londres, Walter Dugan, que acaba de envenenarse voluntariamente con su esposa y sus seis hijos, sólo para escapar a las humillaciones de la miseria y a las torturas del hambre[parte más pequeña] , y tendremos que confesar que esta civilización tan encomiada, sólo es, desde el punto de vista material, opresión y ruina para el pueblo.

  Igual sucede con los progresos modernos de la ciencia y de las artes. ¡Inmensos son aquellos progresos! Sí, es verdad. Pero cuanto más inmensos son, más se convierten en causa de esclavitud intelectual, y por consiguiente también material, una causa de miseria y de inferioridad para el pueblo. En efecto ensanchan siempre más el abismo que separa ya la inteligencia popular de la de las clases privilegiadas. La primera, desde el punto de vista de la capacidad natural, es ahora por supuesto menos indiferente, menos gastada, menos sofisticada y menos corrupta por la necesidad de defender intereses injustos, y por tanto es por naturaleza más poderosa que la inteligencia burguesa. Pero en cambio, ésta detenta todas las armas de la ciencia, y esas armas son formidables. Ocurre muchas veces que un obrero muy inteligente está obligado de callarse ante un necio sabio que le vence, no por el espíritu que no tiene, sino por la instrucción de que carece el obrero, y que el otro pudo recibir sí, porque mientras que su necedad se desarrollaba científicamente en las escuelas, el trabajo del obrero le vestía, le alojaba, le alimentaba proporcionándole todas las cosas, maestros y libros, necesarios a su instrucción.

  El grado de ciencia repartido a cada uno no es igual, incluso en la clase burguesa, lo sabemos muy bien. Ahí también hay una escala, determinada no por la capacidad de los individuos, sino por la más o menos riqueza de la capa social en la que nacieron. Por ejemplo, la instrucción que reciben los hijos de la muy pequeña burguesía, muy poco superior a la que los obreros consiguen darse a sí mismos, es casi nula en comparación con la que la sociedad imparte ampliamente a la alta y media burguesía. Por esto, ¿qué vemos? La pequeña burguesía que no se reúne actualmente con la clase media, por una vanidad ridícula de un lado, y del otro, por la dependencia en que se encuentra respecto de los grandes capitalistas, está casi siempre en una situación más miserable y mucho más humillante aún que el proletariado. Cuando hablamos de clases privilegiadas, nunca nos percatamos bastante de esta pobre pequeña burguesía, que si tuviera un poco más de espíritu y de piedad no tardaría en sumarse a nosotros, para combatir a la gran y a la mediana burguesía que la pisa tanto ahora como al proletariado. Y si el desarrollo económico de la sociedad continuara en esta dirección aún una decena de años, lo que nos parece por otra parte imposible, veríamos todavía a la mayor parte de la burguesía media caer en la situación actual de la pequeña burguesía primero, para ir a perderse un poco más tarde en el proletariado, siempre gracias a esta concentración fatal del número de manos cada vez más restringido. Ello tendría como resultado infalible dividir el mundo social definitivamente en una pequeña minoría excesivamente opulenta, sabia, dominadora, y una inmensa mayoría de proletarios miserables, ignorantes y esclavos.

  Hay un hecho que debe impactar a todos los espíritus concientes, a cuantos aspiran a la dignidad humana, a la justicia, o sea la libertad de cada uno en la igualdad y por la igualdad de todos. Todas las invenciones de la inteligencia, todas las grandes aplicaciones de la ciencia a la industria, al comercio y en general a la vida social, sólo aprovecharon hasta ahora a las clases privilegiadas, como al poder de los Estados, protectores eternos de todas les iniquidades políticas y sociales, nunca a las masas populares. Basta con que citemos las máquinas, para que cada obrero y cada partidario sincero de la emancipación del trabajo nos dé la razón. ¿Con qué fuerza se mantienen las clases privilegiadas aún hoy en día, con toda su felicidad insolente y todos sus disfrutes inicuos contra la indignación tan legítima de las masas populares? ¿Por una fuerza que les sería inherente? No, es únicamente por la fuerza del Estado, en el que además sus hijos cumplen ahora, como siempre lo hicieron, todas las funciones dominantes, e incluso todas las funciones medias e inferiores, excepto las de trabajadores y soldados. ¿Y qué constituye hoy principalmente toda la potencia de los Estados? Es la ciencia.

  Sí, la ciencia. Ciencia de gobierno, de administración y ciencia financiera; ciencia de esquilar los rebaños populares sin hacerles gritar demasiado, y cuando empiezan a gritar, ciencia de imponerles el silencio, la paciencia y la obediencia por una fuerza científicamente organizada; ciencia de engañar y dividir a las masas populares, de mantenerlas siempre en una ignorancia saludable, a fin que no puedan nunca apoyándose mutuamente y reuniendo sus esfuerzos, crear un poder capaz de derrocar [a sus enemigos]; ciencia militar ante todo, con todas sus armas perfeccionadas, y esos formidables instrumentos de destrucción que funcionan de maravilla; ciencia de la ingeniería por fin, la que creó los buques de vapor, los ferrocarriles y los telégrafos; los ferrocarriles que, usados por la estratagema militar, multiplican la potencia defensiva y ofensiva de los Estados; y los telégrafos que, transformando cada gobierno en un [gigante] Briareo de cien, mil brazos, les da la posibilidad de estar presentes, de actuar y agarrar por doquier, crean las centralizaciones políticas más formidables que existieron nunca en el mundo. ¿Quién puede pues negar que todos los progresos de la ciencia, sin excepción alguna, han beneficiado hasta ahora al aumento de la riqueza de las clases privilegiadas y al poder de los Estados, a expensas del bienestar y de la libertad de las masas populares, del proletariado? Pero, se objetará, ¿acaso no aprovechan también a las masas obreras? ¿No son ya mucho más civilizadas en nuestra sociedad que lo eran en los siglos pasados?

  A eso vamos a responder por una observación de Lassalle, célebre socialista alemán. Para juzgar los pro-gresos de las masas operarias, en el plano de su emancipación política y social, no hay que comparar su estado intelectual en el siglo presente, con su estado intelectual en los siglos pasados. Hay que considerar si a partir de una época determinada, constatada la diferencia existente en aquel entonces entre ellas y las clases privilegiadas, éstas progresaron en la misma medida que las últimas. En efecto si hubo igualdad en estos dos progresos respectivos, la distancia intelectual que las separa hoy del mundo privilegiado será la misma. Si el proletariado progresa más y más rápidamente que los privilegiados, esta distancia se habrá vuelto necesariamente más pequeña. Pero si al contrario el progreso del obrero es más lento y por consiguiente menor que el de las clases dominantes, en el mismo espacio de tiempo, esta distancia se agrandará. El abismo que les separaba es más amplio, el hombre privilegiado se ha vuelto más poderoso, el obrero más dependiente, más esclavo que en la época tomada como punto de partida. Si dejamos a ambos, a la misma hora en dos puntos diferentes, y usted está a 100 pasos delante de mí, caminando 60, y yo sólo 30 pasos al minuto, al cabo de una hora la distancia que nos separará, ya no será de 100, sino de 1.900 pasos (1).

  Este ejemplo da una idea totalmente justa de los progresos respectivos de la burguesía y del proletariado hasta hoy. Los burgueses caminaron más de prisa por la vía de la civilización que los proletarios, no porque su inteligencia fue naturalmente más poderosa que la de éstos, – hoy con razón se podría decir todo lo contrario, – sino porque la organización económica y política de la sociedad fue tal hasta ahora, porque los burgueses únicamente pudieron educarse, porque la ciencia sólo existió para ellos, y el proletariado se encontró condenado a una ignorancia forzada, de modo que inclusive si adelanta, – y sus progresos son indudables, – no es gracias a la sociedad, sino a pesar de ella.

  Vamos a resumir. En la organización actual de la sociedad, los progresos de la ciencia fueron la causa de la ignorancia relativa del proletariado, tanto como los progresos de la industria y del comercio fueron la causa de su miseria relativa. Los progresos intelectuales materiales contribuyeron por tanto a aumentar su esclavitud. ¿Qué resulta de esto? Debemos rechazar y combatir esta ciencia burguesa, igual que debemos rechazar y combatir la riqueza burguesa. Combatir y rechazarlas en el sentido de que destruyendo el orden social pilar del patrimonio de una o varias clases, debemos reivindicarlas como el bien común de todo el mundo.

(Ginebra, L’Egalité, 31 de julio de 1869)

II

  Hemos demostrado que, mientras haya dos o varios grados de instrucción para las diferentes capas de la Sociedad, habrá necesariamente clases, o sea privilegios económicos y políticos para un número exiguo de felices y la esclavitud y la miseria para el mayor número.

  Miembros de la Asociación Internacional de los Trabajadores, queremos la igualdad y, porque la queremos, debemos querer también la instrucción integral, igual para todos.

  Pero si todo el mundo está instruido ¿quiénes querrán trabajar?, nos preguntan. Nuestra respuesta es sencilla: todos deben trabajar y todos deben instruirse. A eso, contestan a menudo que la mezcla del trabajo industrial con el trabajo intelectual no podrá ocurrir sino a expensas de uno y de otro: los trabajadores serán malos científicos y los científicos siempre serán tristes obreros. Sí, así es en la sociedad actual, en la que tanto el trabajo manual como el trabajo de la inteligencia son igualmente falseados por el aislamiento muy artificial al que se los condena a ambos. Pero estamos convencidos de que en el hombre viviente y completo, cada una de esas dos actividades, muscular y nerviosa, debe ser igualmente desarrollada y que, lejos de dañarse mutuamente, cada una ha de apoyar, ampliar y fortalecer a la otra. La ciencia del científico se hará más fecunda, más útil y más amplia cuando el científico no ignore ya el trabajo manual, y el trabajo del obrero educado será más inteligente y por consiguiente más productivo que el del obrero ignorante.

  De ahí que, por el interés mismo del trabajo tanto como el de la ciencia, es preciso que ya no haya ni obreros ni científicos, sino sólo hombres. Resultará de ello que los hombres que, por su inteligencia superior, hoy en día están encerrados en el mundo exclusivo de la ciencia y, afincados ya en ese mundo, aceptando la necesidad de una posición muy burguesa, hacen funcionar todas sus invenciones para la utilidad exclusiva de la clase privilegiada de la que forman parte. Aquellos hombres, una vez que se vuelvan realmente solidarios con todo el mundo – solidarios, no en imaginación y en palabras únicamente, sino en los hechos, por el trabajo – harán funcionar también necesariamente los descubrimientos y las aplicaciones de la ciencia para utilidad de todo el mundo, y ante todo para el alivio y el ensalzamiento del trabajo, esa base, la única legítima y la única real, de la humana sociedad.

  Es posible e incluso muy probable que en la época de transición más o menos larga que sucederá naturalmente a la gran crisis social, las ciencias más elevadas caigan considerablemente por debajo del nivel actual. Como resulta indudable también que el lujo, y cuanto constituyen los refinamientos de la vida, deberán desaparecer de la sociedad por mucho tiempo, y podrán reaparecer, no ya como disfrute exclusivo sino como un noble ascenso de la vida de todos, cuando la sociedad haya conquistado lo necesario para todo el mundo. ¿Pero será una desgracia tan grande ese eclipse temporario de la ciencia superior? ¿Lo que pierda en elevación sublime, acaso no lo ganará al ampliar su base? Sin duda habrá menos ilustres científicos, pero al mismo tiempo habrá infinitamente menos ignorantes. Ya no habrá esos pocos hombres que alcanzan el cielo, sino por el contrario, millones de hombres, hoy por hoy envilecidos, aplastados, caminarán como humanos en la tierra. Nada de dioses a medias, nada de esclavos. Los dioses a medias y los esclavos se humanizarán a la vez, unos descendiendo algo, otros ascendiendo mucho. Ya no habrá, pues, sitio ni para la divinización ni para el desprecio. Todos se darán la mano y, al aunarse, todos caminarán con una andadura nueva hacia nuevas conquistas, tanto en la cie-cia como en la vida.

  Lejos pues de temer este eclipse además totalmente momentáneo de la ciencia, pedimos al contrario con todas nuestras aspiraciones, puesto que tendrá por efecto humanizar a los científicos y a los trabajadores a la vez, que se reconcilien la ciencia y la vida. Y estamos convencidos de que una vez conquistada esa base nueva, los progresos de la humanidad, tanto en la ciencia como en la vida, superarán muy rápido cuanto hemos tenido y todo lo que podamos imaginarnos hoy en día.

  Pero aquí se presenta otra cuestión: ¿son capaces también todos los individuos de elevarse al mismo grado de instrucción? Imaginemos una sociedad organizada según el modo más igualitario y en la cual todos los niños tendrán desde el nacimiento el mismo punto de partida, tanto en plano político, como económico y social, o sea absolutamente el mismo cuidado, la misma educación, la misma instrucción. ¿No habrá entre estos miles de pequeños individuos, diferencias infinitas de energía, de tendencias naturales, de aptitud?

  Este es el gran argumento de nuestros adversarios, burgueses puros y socialistas burgueses. Lo creen irresistible. Esforcémonos pues por probarles lo contrario. Primero, ¿con qué derecho se fundan en el principio de las capacidades individuales? ¿Existe un lugar para el desarrollo de estas capacidades en la sociedad tal como es? ¿Puede haber un lugar para su desarrollo en una sociedad que seguirá teniendo por base económica el derecho de herencia? Evidentemente no, mientras haya herencia, la carrera de los niños nunca será el resultado de sus capacidades y de su energía individual; será ante todo el del estado de la fortuna, de la riqueza o de la miseria de sus familias. Los herederos ricos, pero necios, recibirán una instrucción superior; los niños más inteligentes del proletariado continuarán recibiendo en herencia la ignorancia, exactamente como se practica ahora. ¿Acaso no es una hipocresía hablar no sólo en la presente sociedad, sino incluso con vista a una sociedad reformada, que continuaría teniendo por únicas bases la propiedad individual y el derecho de herencia? ¿No es un infame engaño hablar de derechos individuales fundados en capacidades individuales?

  Se habla tanto de libertad individual hoy, y sin embargo lo que domina no es en absoluto el individuo humano, el individuo tomado en general, es el individuo privilegiado por su posición social, es por tanto la posición, es la clase. Que un individuo inteligente de la burguesía se atreva sólo a elevarse contra los privilegios económicos de esta clase respetable, ¡y se verá cómo estos buenos burgueses, que sólo tienen ahora en la boca la libertad individual, respetarán la suya! ¿Para qué nos hablan de capacidades individuales? ¿No vemos cada día las más grandes capacidades obreras y burguesas forzadas de ceder el paso y hasta inclinar la frente ante la estupidez de los herederos del vellocino de oro? La libertad individual, no privilegiada sino humana, las capacidades reales de los individuos no podrán recibir su pleno desarrollo sino en plena igualdad. Cuando haya igualdad de punto de partida para todos los hombres en la tierra, sólo entonces, salvando sin embargo los derechos superiores de la solidaridad que es y seguirá siendo siempre la más gran productora de todas las obras sociales, la inteligencia humana y los bienes materiales, se podrá decir, con mucha más razón que hoy, que cualquier individuo es hijo de sus obras. De ahí concluimos que, para que las capacidades individuales prosperen y no sean ya limitados todos sus frutos, es preciso ante todo que todos los privilegios individuales, políticos como económicos, o sea todas las clases, queden abolidos. Es necesaria la desaparición de la propiedad individual y del derecho de herencia, es preciso el triunfo económico, político y social de la Igualdad.

  Pero con el triunfo bien afincado de la igualdad, ¿no habrá ya ninguna diferencia entre las capacidades y los grados de energía de los diferentes individuos? Los habrá, no tanto como existen hoy tal vez, pero los habrá siempre sin duda. Es una verdad que pasó a refranes y que probablemente no dejará nunca de ser una verdad; como no hay en el mismo árbol dos hojas que sean idénticas. Con más razón será siempre verdadero en cuanto a los hombres, siendo los hombres seres mucho más complejos que las hojas. Pero esta diversidad, lejos de resultar un mal, es al contrario, como lo observó muy bien el filósofo alemán Feuerbach, una riqueza de la humanidad. Gracias a ella, la humanidad es una totalidad colectiva, en el que cada uno la completa y necesita de ella; de modo que esta diversidad infinita de los individuos humanos es la causa misma, la base principal de su solidaridad, un argumento todopoderoso a favor de la igualdad.

  En el fondo, aun en la sociedad actual, si se exceptúan dos categorías de hombres, los hombres de genio y los idiotas, y si se prescinde de las diferencias creadas artificialmente por la influencia de mil causas sociales, tales como educación, instrucción, posición económica y política, que difieren no sólo en cada capa de la sociedad, sino en casi cada familia, se reconocerá que desde el punto de vista de las capacidades intelectuales y de la energía moral, la inmensa mayoría de los hombres se parece mucho o que al menos se vale, siendo casi siempre compensada la debilidad de cada uno en un ámbito por una fuerza equivalente en otro, de modo que se vuelve imposible decir que un hombre tomado en esta masa sea mucho por encima o por debajo del otro. La inmensa mayoría de los hombres no son idénticos, sino equivalente y por consiguiente iguales. Sólo quedan pues para la argumentación de nuestros adversarios, los hombres de genio y los idiotas.

  El idiotismo es, ya se sabe, una enfermedad fisiológica y social. Se debe tratarla, no en las escuelas, sino en los hospitales, y se tiene el derecho de esperar que la introducción de una higiene social más racional y sobre todo más cuidadosa de la salud física y moral de los individuos que la de hoy, y la organización igualitaria de la nueva sociedad, acabarán por hacer desaparecer completamente de la superficie de la tierra esta enfermedad tan humillante para la especie humana. En cuanto a los hombres de genio, primero es necesario observar que afortunada o desafortunadamente, como se quiera, nunca aparecieron en la historia sino como muy escasas excepciones a todas las reglas conocidas, y no se organizan las excepciones. Esperemos no obstante que la sociedad futura hallará en la organización realmente democrática y popular de su fuerza colectiva el medio de hacer menos necesarios estos grandes genios, menos aplastadores y más de verdad benefactores para todo el mundo. En efecto nunca se debe olvidar la profunda palabra de Voltaire: Hay alguien que tiene más espíritu que los mayores genios, es todo el mundo (2). Sólo se trata por tanto de organizar a todo el mundo por la más gran libertad fundada en la más completa igualdad, económica, política y social, para que no haya que temer más de las veleidades dictatoriales y de la ambición despótica de los hombres de genio.

  En cuanto a producir hombres de genio por la educación, ni se debe pensarlo. Por otra parte, entre todos los hombres de genio conocidos, ninguno o casi ninguno se manifestó como tal en su infancia, ni en su adolescencia, ni siquiera en su primera juventud. Sólo se mostraron como tales en la madurez de la edad, y varios sólo fueron reconocidos tras su muerte, mientras no pocos grandes hombres fracasados, que habían sido proclamados durante su juventud como hombres superiores, acabaron su carrera en la más completa nulidad. Por lo tanto nunca es en la infancia, ni siquiera en la adolescencia cuando se puede determinar las superioridades y las inferioridades relativas de los hombres, ni el grado de sus capacidades, ni sus inclinaciones naturales (3). Todas estas cosas sólo se manifiestan y se determinan por el desarrollo de los individuos, y como hay naturalezas precoces y otras muy lentas, si bien de ninguna manera inferiores y a menudo hasta superiores, es evidente que ningún profesor, ningún maestro de escuela jamás podrá precisar de antemano la carrera y el tipo de ocupaciones que los niños elegirán cuando hayan llegado a la edad de la libertad.

  De ahí que la sociedad, sin consideración alguna por la diferencia real y ficticia de las inclinaciones y de las capacidades, y por no existir ningún medio para determinar, ni ningún derecho de fijar la carrera futura de los niños, les debe a todos, sin excepción, una educación y una instrucción absolutamente iguales.

(Ginebra, L’Egalité, 7 de agosto de 1869)

III

  La instrucción a todos los niveles debe ser igual para todos, por consiguiente debe ser integral, o sea que debe preparar cada niño de ambos sexos tanto a la vida del pensamiento como a la del trabajo, afín que todos puedan también convertirse en hombres completos.

  La filosofía positiva, que ya derribó en los espíritus las patrañas religiosas y los ensueños de la metafísica, nos permite entrever ya qué debe ser en el porvenir la instrucción científica. Tendrá el conocimiento de la naturaleza por base y la sociología por coronamiento. Dejando de ser el ideal dominar y violar a la vida, como lo es siempre en todos los sistemas metafísicos y religiosos, en adelante sólo será la última y la más bella expresión del mundo real. Dejando de ser un sueño, se convertirá el mismo en una realidad.

  No siendo capaz ningún espíritu, por poderoso que sea, de abarcar en su especialidad todas las ciencias, y como de otro lado un conocimiento general de todas las ciencias es absolutamente necesario para el desarrollo completo del espíritu, la enseñanza se dividirá naturalmente en dos partes. La parte general, que dará los elementos principales de todas las ciencias sin excepción alguna, así como el conocimiento, no superficial sino muy real de su conjunto; y la parte especial necesariamente dividida en varios grupos o facultades. Cada una abarcará en toda su especialidad cierto número de ciencias que por su misma naturaleza tienden particularmente a completarse.

  La primera parte, la parte general, será obligatoria para todos los niños. Constituirá, si podemos expresarnos así, la educación humana de su espíritu, sustituyendo por completo la metafísica y la teología, y colocando al mismo tiempo a los niños en un plano bastante elevado como para que alcanzada la edad de la adolescencia, puedan elegir con pleno y concreto conocimiento la facultad especial que convenga mejor a sus disposiciones individuales, a sus gustos.

  Ocurrirá sin duda, que al elegir su especialidad científica, los adolescentes, influenciados por alguna causa secundaria, sea exterior, sea incluso interior, se equivoquen a veces y puedan optar primero por una facultad y por una carrera que no serán precisamente las que convengan mejor a sus aptitudes. Nosotros somos, partidarios no hipócritas sino sinceros de la libertad individual, como en nombre de esta libertad aborrecemos con todo nuestro corazón el principio de la autoridad así como todas las manifestaciones posibles de este principio divino, anti humano. Detestamos y condenamos con toda la profundidad de nuestro amor por la libertad, la autoridad paterna tanto como la del maestro de escuela. Las encontramos también desmoralizantes y funestas. La experiencia de cada día nos prueba que el padre de familia y el maestro de escuela, a pesar de su sabiduría obligada y proverbial, y hasta a causa de esta sabiduría, se equivocan sobre las capacidades de sus hijos aún más fácilmente que los mismos niños. De acuerdo a esta ley muy humana, ley incontestable, fatal, que todo hombre que domine no deja nunca de abusar, los maestros de escuela y los padres de familia, al determinar arbitrariamente el porvenir de los niños, interrogan mucho más sus propios gustos que las tendencias naturales de los niños. Como en fin las faltas cometidas por el despotismo son siempre más funestas y menos reparables que las que son cometidas por la libertad, mantenemos, plena y entera, contra todos los tutores oficiales, oficiosos, paternos y pedantes del mundo, la libertad de los niños de elegir y determinar su propia carrera.

  Si se equivocan, el error mismo que habrán cometido, les servirá de enseñanza eficaz para el futuro, y, sirviéndoles como luz la instrucción general que habrán recibido, podrán fácilmente regresar a la vía que les es indicada por su propia naturaleza.

  Los niños como los hombres maduros sólo se vuelven sabios por las experiencias que hacen por sí mismos, nunca por las ajenas.

  En la instrucción integral, a lado de la enseñanza científica o teórica, debe haber necesariamente la enseñanza industrial o práctica. Es así sólo como se formará el hombre completo: el trabajador que comprende y sabe.

  La enseñanza industrial, paralelamente a la enseñanza científica, se dividirá como ella en dos partes: la enseñanza general, la que debe dar a los niños la idea general y el primer conocimiento práctico de todas las industrias, sin exceptuar ninguna, así como la idea de su conjunto que constituye la civilización en tanto que material, la totalidad del trabajo humano; y la parte especial, dividida también en grupos de industrias más particularmente relacionados entre ellas.

  La enseñanza general debe preparar los adolescentes a elegir libremente el grupo especial de industrias, y entre éstas la industria muy particular por la que tendrán más gusto. Una vez ingresados en esta segunda fase de la enseñanza industrial, harán bajo la dirección de sus profesores los primeros aprendizajes del trabajo serio.

  Al lado de la enseñanza científica e industrial, habrá necesariamente también la enseñanza práctica, o más bien una serie sucesiva de experiencias de la moral, no divina, sino humana. La moral divina se funda en estos dos principios inmorales: el respeto de l a autoridad y el desprecio de la humanidad. La moral humana al contrario no se funda más que en el desprecio de la autoridad y en el respeto de la libertad y de la humanidad. La moral divina considera el trabajo como una degradación y como un castigo; la moral humana ve en él la condición suprema de la dicha humana y de la humana dignidad. La moral divina por una consecuencia necesaria desemboca en una política que no reconoce derechos más que a quienes por su posición económicamente privilegiada pueden vivir sin trabajar. La moral humana sólo los otorga a quienes viven trabajando. Ella reconoce que por el solo trabajo, el hombre se convierte en hombre.

  La educación de los niños, tomando como punto de partida la autoridad, debe sucesivamente llegar a la más entera libertad. Entendemos por libertad, en el plano positivo, el pleno desarrollo de todas las facultades que están en el hombre; y en el plano negativo, la entera independencia de la voluntad de cada uno respecto de la ajena.

  El hombre no es y nunca será libre respecto de las leyes naturales, de las leyes sociales; las leyes que se dividen así en dos categorías para el más gran conocimiento de la ciencia, por no pertenecer en realidad más que a una única y misma categoría, porque son todas también leyes naturales, leyes fatales y que constituyen la base y la condición misma de toda existencia, de modo que ningún ser viviente podría rebelarse contra ellas sin suicidarse.

  Pero es preciso distinguir y separar bien estas leyes naturales, de las leyes autoritarias, arbitrarias, políticas, religiosas, criminales y civiles, que las clases privilegiadas establecieron en la historia. Fue siempre por el interés de la explotación del trabajo de las masas operarias, con este único fin de amordazar la libertad de estas masas, y bajo el pretexto de una moralidad ficticia, que siempre fue la fuente de la más profunda inmoralidad. Así el obedecimiento involuntario y fatal a todas las leyes, que, independiente de toda voluntad humana, son la vida misma de la naturaleza y de la sociedad; pero independencia tan absoluta como posible de cada uno respecto de todas las pretensiones de mando, respecto de todas las voluntades humanas, tanto colectivas como individuales, que quisieran imponerle, no su influencia natural, sino su ley.

  En cuanto a la influencia natural que los hombres ejercen unos sobre otros, es todavía una de aquellas condiciones de la vida social contra las que la rebelión sería tan inútil como imposible. Esta influencia es la base misma, material, intelectual y moral de la humana solidaridad. El individuo humano produce solidaridad o sociedad, quedando sometido a sus leyes naturales, y puede muy bien, bajo la influencia de sentimiento procedente de fuera, y en particular de una sociedad extranjera, reaccionar contra ella hasta cierto grado, pero no podría salirse de la misma, sin colocarse enseguida en otro medio solidario y sin sufrir allí nuevas influencias inmediatas. En efecto para el hombre, la vida fuera de toda sociedad y de todas las influencias humanas, el aislamiento absoluto, es la muerte intelectual, moral y material igualmente. La solidaridad no es el producto, sino la madre de la individualidad, y la personalidad humana no puede nacer y desarrollarse sino en la humana sociedad.

  La suma de las influencias sociales dominantes, expresada por la conciencia solidaria o general de un grupo humano más o menos extendido, se llama opinión pública. ¿Y quién ignora la acción todopoderosa ejercida por la opinión pública sobre todos los individuos? La acción de las leyes restrictivas más drásticas es nula en comparación con ella. Por lo tanto ella por antonomasia es la educadora de los hombres, de ahí que para moralizar a los individuos, haya que moralizar ante todo a la misma sociedad, se debe humanizar a su opinión o a su conciencia pública.

(Ginebra, L’Egalité, 14 de agosto de 1869)

IV

  Para moralizar a los hombres, hemos dicho, se debe humanizar el medio social.

  El socialismo, fundado en la ciencia positiva, rehúsa absolutamente la doctrina del libre arbitrio; reconoce que todo lo que se llaman vicios y virtudes de los hombres es totalmente el producto de la acción combinada de la naturaleza propiamente dicha de la sociedad. La naturaleza en tanto que acción etnográfica, fisiológica y patológica, crea las facultades y disposiciones que denominan naturales, y la organización social las desarrolla detiene o falsifica su desenvolvimiento. Todos los individuos, sin ninguna excepción, son en todos los momentos de su vida lo que la naturaleza y la sociedad hicieron de ellos.

  Sólo es gracias a esta fatalidad natural y social que la ciencia estadística resulta posible, esta ciencia no se contenta con constatar y enumerar únicamente los hechos sociales; busca en ellos la concatenación y la correlación con la organización de la sociedad. La estadística criminal por ejemplo constata que en un mismo país, en una misma ciudad, durante un periodo de 10, 20, 30 años y algunas veces más, si ninguna crisis política y social vino a cambiar las disposiciones de la sociedad, el mismo crimen o el mismo delito se reproduce cada año, con poca variación, en la misma proporción. Y lo que es aún más remarcable, es que el modo de su perpetuación se reproduce casi tantas veces en un año que en otro. Por ejemplo, el número de envenenamientos, de homicidios por armas cortantes o por armas de fuego, así como el número de suicidios por tal o tal otro medio, son casi siempre los mismos. Ello hizo decir al célebre estadístico belga, Quetelet (4) aquellas memorables palabras, “La sociedad prepara los crímenes y los individuos sólo los ejecutan”.

  Esta vuelta periódica de los mismos hechos sociales no habría podido suceder, si las disposiciones intelectuales y morales de los hombres, así como los actos de su voluntad, no tuvieran como fuente el libre arbitrio. O dicha palabra de libre arbitrio no tiene sentido, o significa que el individuo humano se determina espontáneamente, por sí mismo, fuera de toda influencia exterior, ya sea natural, ya sea social. Pero de no ser así, como todos los hombres sólo obran por sí mismos, habría en el mundo la más gran anarquía; toda solidaridad entre ellos se volvería imposible, y todas esas millones de voluntades, absolutamente independientes unas de otras y por tropezarse entre sí, tenderían necesariamente a destruirse y acabarían incluso por hacerlo, de no haber encima de ellas la despótica voluntad de la divina providencia, que les llevaría mientras se agitaran y que, aniquilándolas todas a la vez, impondría a esta humana confusión el orden divino.

  Así vemos a todos los adherentes al principio del libre arbitrio empujados fatalmente por la lógica a reconocer la existencia y la acción de una divina providencia. Es la base de todas las doctrinas teológicas y metafísicas, un sistema magnífico que por mucho tiempo satisfizo la conciencia humana y que en el plano de la reflexión abstracta o de la imaginación religiosa y poética, visto de lejos, parece en efecto lleno de armonía y grandeza. Es una lástima, en cambio, que la realidad histórica que correspondió a este sistema fuera siempre horrenda y que el sistema mismo no pudiese suportar la crítica científica.

  En efecto, sabemos que mientras reinó el derecho divino en la tierra, la inmensa mayoría de los hombres fue brutalmente y despiadadamente explotada , atormentada, oprimida, diezmada. Sabemos que aún hoy siempre es en nombre de la divinidad teológica o metafísica como se esfuerzan en mantener a las masas populares en la esclavitud. Y no puede ser de otro modo, porque siempre que exista una divina voluntad que gobierna al mundo, tanto a la naturaleza como a la humana sociedad, la libertad humana es absolutamente anulada. La voluntad del hombre es necesariamente impotente en presencia de la divina voluntad. ¿Qué resulta de ello? Por defender la libertad metafísica abstracta o ficticia de los hombres, el libre arbitrio, estamos forzados de negar sus libertades reales. En presencia de la omnipotencia y de la omnipresencia divina, el hombre es esclavo. Siendo destruida la libertad del hombre en general por la providencia divina, no queda más que el privilegio, o sea los derechos especiales, otorgados por la gracia divina a tal individuo, a tal jerarquía, a tal dinastía, a tal clase.

  Así mismo, la providencia divina hace que toda ciencia sea imposible, lo que significa que es sencillamente la negación de la humana razón, o que para reconocerla, haya que renunciar al propio sentido común. Mientras el mundo está gobernado por la voluntad divina, ya no es necesario buscar en él un encadenamiento natural de los hechos, sino una serie de manifestaciones de esta voluntad suprema, cuyos decretos, como reza la Santa Escritura, son y deben permanecer siempre impenetrables para la razón humana, bajo pena de perder su carácter divino. La divina providencia no es sólo la negación de cualquier lógica humana, sino también de la lógica en general. En efecto, toda lógica implica una necesidad natural, y esta necesidad sería contraria a la divina libertad. Desde el punto de vista humano, es el triunfo del disparate. Quienes quieran creer deben pues renunciar tanto a la libertad como a la ciencia, y dejándose explotar, golpear por los privilegiados de dios, repetir con Santo Tertuliano: Creo en lo que es absurdo (5), agregando esta otra palabra, tan lógica como la primera; Y quiero la iniquidad.

  En cuanto a nosotros que renunciamos voluntariamente a las felicidades de otro mundo y que reivindicamos el triunfo completo de la humanidad en esta tierra, confesamos con humildad que no comprendemos nada a la lógica divina, y que nos conformamos con la lógica humana basada en la experiencia y en el conocimiento de la concatenación de los hechos, tanto naturales como sociales.

  Esta experiencia acumulada, coordinada y reflexionada que llamamos la ciencia nos demuestra que el libre arbitrio es una ficción imposible, contraria a la naturaleza misma de las cosas. Lo que se denomina la voluntad no es nada más que el producto del ejercicio de una facultad nerviosa, como nuestra fuerza física tampoco es otra cosa que el producto del ejercicio de nuestros músculos, y por consiguiente uno y otro son también productos de la vida natural y social, o sea condiciones físicas y sociales en medio de las cuales cada individuo nació, y en las cuales continúa desarrollándose. Y repetimos que todo hombre, en cada momento de su vida, es el producto de la acción combinada de la naturaleza y de la sociedad, de ahí resulta claramente la verdad de lo que ya enunciamos en nuestro precedente número: que para moralizar a los hombres, hay que moralizar al medio social.

  Para moralizarlo, sólo hay un medio, es que triunfe allí la justicia, o sea la más completa libertad (6) de cada uno, en la más perfecta igualdad de todos. La desigualdad de las condiciones y de los derechos, y la ausencia de libertad para cada uno, son el resultado necesario, la gran iniquidad colectiva, que origina todas las iniquidades individuales. Suprimámosla y todas las otras desaparecerán.

  Tememos mucho, dada la poca disposición que los hombres privilegiados muestran para dejarse moralizar, o lo que quiere decir lo mismo, a dejarse igualar, tememos mucho que este triunfo de la justicia no pueda llevarse a cabo sino por la revolución social. No tenemos que hablar de ella por ahora, nos limitaremos esta vez a proclamar esta verdad, además tan evidente, que mientras el medio social no se moralice, la moralidad de los individuos será imposible.

  Para que los hombres sean morales, o sea hombres completos en el pleno sentido de esta palabra, son necesarias tres cosas: un nacimiento higiénico, una instrucción racional e integral, acompañado por una educación fundada en el respeto del trabajo, de la razón, de la igualdad y de la libertad, y un medio social en que cada individuo humano, gozando de su entera libertad, sería realmente, por derecho y de hecho, igual a todos los otros.

  ¿Existe este medio? No. Por tanto es preciso fundarlo. Si en el medio que existe se lograra incluso fundar escuelas que dieran a sus alumnos instrucción y educación tan perfectas como las podemos imaginar, ¿conseguirían crear hombres justos, libres, morales? No, porque al salir de la escuela estarían en medio de una sociedad que está dirigida por principios del todo contrarios, y como la sociedad es siempre más fuerte que los individuos, no tardaría en dominarles, o sea desmoralizarles. Y además, la misma fundación de tales escuelas es imposible en el medio social actual. En efecto la vida social lo abarca todo, ella invade las escuelas así como la vida de las familias y de todos los individuos que forman parte de la misma.

  Los maestros, los profesores, los padres, todos son miembros de esta sociedad, todos más o menos atonta-dos o desmoralizados por ella. ¡Cómo darían a los alumnos lo que les falta a sí mismos! Sólo se predica bien la moral por el ejemplo, y siendo la moral socialista todo lo contrario de la moral actual, los maestros necesariamente dominados más o menos por ésta, harían delante de sus alumnos todo lo contrario de lo que les predicarían. Por lo tanto, la educación socialista es imposible en las escuelas, así como en las familias actuales.

  Pero la instrucción integral es también imposible: los burgueses no conciben en absoluto que sus hijos se conviertan en trabajadores, y los trabajadores están privados de todos los medios de dar a sus hijos la instrucción científica.

  Me parecen muy graciosos estos buenos socialistas burgueses que nos gritan siempre: instruyamos primero al pueblo y luego emancipémoslo. Decimos al contrario: que se emancipe primero, y se instruirá por sí mismo. ¿Quién instruirá al pueblo, es usted [señor burgués]? Pero usted no le instruye, usted le va a envenenar procurando inculcarle todos los prejuicios religiosos, históricos, políticos, jurídicos y económicos que garanticen la existencia de usted contra él, matando al mismo tiempo su inteligencia, debilitando su indignación legítima y su voluntad. Usted lo deja exhausto por su trabajo diario y por su miseria, y usted le dice: ¡instrúyase! Nos gustaría verles a todos ustedes con sus hijos instruirse después de 13, 14, 16 horas de trabajo embrutecedor, con la miseria y la incertidumbre del día siguiente como única recompensa.

  No, Señores [burgueses], a pesar de todo nuestro respeto por la gran cuestión de la instrucción integral, declaramos que no es hoy de ninguna manera la más gran cuestión para el pueblo. La primera es la de su eman-cipación económica, que engendra necesariamente en seguida y al mismo tiempo su emancipación política, y luego después su emancipación intelectual y moral.

  En consecuencia, adoptamos totalmente la resolución votada por el congreso de Bruselas:

  Reconociendo que de momento es imposible organizar una enseñanza racional, el Congreso invita las diferentes secciones a establecer clases públicas de acuerdo a un programa de enseñanza científica, profesional y productiva, o sea la enseñanza integral, para remediar tanto como sea posible la insuficiencia de la instrucción que los obreros reciben en la actualidad. Desde luego, la reducción de las horas laborables se considera como una condición previa indispensable (7).

  Sí, sin duda, los obreros harán todo lo posible para darse toda la instrucción alcanzable en las condiciones materiales en que se encuentran ahora. Pero sin dejarse desviar por las voces de sirenas de los burgueses y socialistas burgueses, concentrando ante todo sus esfuerzos sobre esta gran cuestión de su propia emancipación económica, que debe ser la madre de todas sus otras emancipaciones.

(Ginebra, L’Egalité, 21 de agosto de 1869)

Miguel Bakunin

_________________

(Traducción de Frank Mintz; corrección estilística de Maria Esther Tello y Frank Mintz)

Notas.

1) Bakunin puso 280 pasos, error aritmético y corrección de James Guillaume señalado en la edición de Fernand Rude, Bakounine Le socialisme libertaire, París, 1972, p. 121 (NDT).

2) Voltaire (Bakunin usó casi la misma cita en septiembre de 1869 en el congreso de la I Internacional en Basilea, Oeuvres complètes, tomo 8, p. 565, Talleyrand y Le Bon repiten la frase, pero es imposible localizar la cita, NDT).

3) Bakunin descarta casos como el de Mozart, genio desde su niñez (NDT).

4) Adolphe Quetelet, célebre estadístico belga y uno de los fundadores de esta disciplina (NDT).

5) La cita exacta es “Creo porque es absurdo” señalado en la edición de Fernand Rude, Bakounine Le socialisme libertaire, París, 1972, p. 137, me parece que Bakunin tradujo del ruso “veruiuo, ibo absurdno” en que “ibo” equivale a “porque o puesto que” (NDT).

6) Ya hemos dicho que entendemos por libertad, de un lado, el desarrollo tan completo como posible de todas las facultades naturales de cada individuo, y del otro su independencia, no respecto de las leyes naturales y sociales, sino ante todas las leyes impuestas por otras voluntades humanas, ya sea colectivas, ya sea aisladas. (Nota de Bakunin).

5) El Congreso de Bruselas, tercero de la Asociación Internacional de los Trabajadores, tuvo lugar del 6 al 13 de septiembre de 1868 (NDT).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s