Superar la coyuntura, el desafío de la oposición a los aumentos

En las pasadas semanas la oposición a los aumentos en la tarifa del transporte público en Nuevo León han generado un movimiento de protestas y rechazos entre estudiantes, trabajadores, desempleados, etc en este contexto nos permitimos hacer una breve reflexión en torno a las formas y medidas necesarias para que, desde una postura clasista y combativa, el movimiento pueda extenderse, desarrollarse y eventualmente disputar de manera directa y real una reducción de tarifas.

1.- Clase vs ciudadanismo:

El problema del aumento a las tarifas del transporte, golpea directamente a la gran mayoría de las familias trabajadoras. Son ellas las que reciben el golpe más fuerte. Con esto no decimos ni que SÓLO los trabajadores usen camión, ni que NINGÚN trabajador tenga vehículo propio, pero si que existe una clara y abrumadora relación entre la clase social y el uso del transporte público. En este sentido, un movimiento que busque salir avante, debe de desarrollar su política desde, por y para la clase trabajadora (ese amplio polo que agrupa a jóvenes y adultos, mujeres y hombres, oriundos y recién llegados, flacos y gordos, altos y bajos, conformado por obreros, empleados de oficina, maestros, vendedores ambulantes, eventuales, peones, macheteros, ayudantes generales, albañiles, y un largo etcétera) retomando las necesidades más básicas (y por lo tanto con más posibilidades de generalizarse) que hoy aquejan a este segmento mayoritario de la población.

Frente a esta política de clase, se levanta el “ciudadanismo”, la voz que clama por conformar pomposos frentes “ciudadanos”, donde lo mismo entra alguien de arriba que alguien de abajo. Ante estas posturas es preciso estar alertas, detrás del discurso “ciudadano” se esconden y disfrazan las pretensiones electorales y convenencieras, muchas veces desarrolladas por personajes, hombres y mujeres, con gran experiencia en el rollo de la “ciudadanía” y que siempre termina en el rollo de lo “electoral” y de las “prebendas”

2.- Medios, mediático e inmediatismo

Los medios de comunicación no son inhertes ni parciales ni nada por estilo. Buscar parcialidad en ellos es iluso: ellos son parte del engranaje de la explotación. Ahora bien, esto no quiere decir que sean todos iguales o simples defensores a capa y espada del gobierno. Analizar y entender su agenda, sus intereses y sus contradicciones, permitirá al movimiento desarrollar a su vez una estrategia integral de medios, que se apoye y aporte a los medios libres e independientes, y que pueda USAR a los grandes medios de comunicación. La postura “toda la prensa es igual” poco ayuda a cualquier movimiento.

La capacidad de usar los medios para un movimiento significa poder intentar contender en la misma arena que el gobierno. En este sentido las acciones mediáticas son muy importantes siempre y cuando vayan de la mano de un crecimiento paulatino de la capacidad de organización y movilización de este o cualquier otro movimiento. Sin tomar en cuanta estos últimos factores, las acciones mediáticas tienden a convertirse en trampas para los militantes y activistas sinceros que abusan del optimismo y los análisis poco autocríticos. Figurar en prensa no es convocar a una rueda de prensa, es poder entablar una oposición a una determinada política de estado haciendo que sea la prensa la que busque a X movimiento, y no al revés.

Las luchas son largas. Los movimientos deben de saber esto desde el principio y no quemar todos los cartuchos en un par de meses. Es preciso romper con el inmediatismo. Hay que desarrollar una propaganda verdaderamente masiva, que llegue a la gente. Si bien no podemos obviamente igualar las campañas del gobierno, si debemos de concentrar las campañas de agitación en lugares donde se pueda establecer un monitoreo y donde se puedan desarrollar más delante asambleas y acciones.

3.- Deslocalización

Si el crecimiento del movimiento es un paso necesario, este sólo puede darse en la extensión y repetición de las asambleas y acciones. Centrar todas las acciones al primer cuadro de la ciudad es auto limitar el desarrollo de las mismas. La promoción de asambleas por municipios, por zonas o por cualquier otra forma que permita mayores reuniones entre las y los participantes así como levantar las demandas y consignas en base a las necesidades de cada barrio, municipio o zona, es un paso fundamental en el camino al crecimiento y consolidación de una oposición que verdaderamente busque echar abajo el tarifazo.

Lo mismo aplica a la propaganda. En la medida que esta pueda llevarse a cabo en diferentes lugares esta tendrá mayores posibilidades de acercar una perspectiva opuesta al gobierno al vecino o vecina, compañera y compañero de trabajo. Crear, por ejemplo, asambleas en escuelas, universidades, etc o en centros de trabajo, o de trabajadores por ramo, o de vecinos de un cierto barrio, permite al movimiento afianzar su raíz en un entorno comunitario con similitud de interés, formas y modos.

4.- Lucha Popular y Prolongada

La coyuntura, esa “situación especial” tras “situación urgente”, tras “estado de exepción” puede ser, sino podemos afrontarla con éxito, el principal enemigo de una lucha. Mientras la lucha “este de moda”, es a las y los militantes y activistas sinceros a quiénes toca desarrollar estructuras y organizaciones permanentes que puedan darle batalla al gobierno.

No sirve gritar y gritar en una marcha sino hay construcción que permita articular la oposición y el antagonismo social de manera trascendental. la acción más radical no es la que momentáneamente genera asombro, sino la que posibilita la articulación a largo plazo de sectores combativos y contestatarios.

Entender que la lucha es larga, no vender salidas “fáciles”, trabajar en la formación de cuadros y militantes de las luchas. Todas estas son tareas harto valiosas y que es preciso desarrollar.

Conclusiones.

A modo de breve conclusión, queremos llamar a la reflexión combativa de 4 factores fundamentales para todo movimiento, y que sea cada uno o una, quién haciendo un profundo análisis autocrítico, pueda responder las siguientes preguntas…… a la lucha, hay mucho por delante!!!!

a.-)capacidad de difusión

(¿que estamos haciendo en torno a la difusión? ¿solo por Facebook? ¿esta en la calle? ¿en el barrio? ¿en la escuela?)

b.-)capacidad de presión

(¿Cuánta gente novilizamos? ¿estamos preparados por si hay represión? ¿hay apoyo legal? ¿tenemos lazos con otros grupos? ¿planeamos las acciones directas?)

c.-)capacidad de organización

(¿Cómo van las asambleas? ¿participa la gente de base o los mismos de siempre? ¿hay rotación de funciones? ¿hay formación en la lucha, trasvase generacional de experiencias? ¿somos autocriticos?

d.-)capacidad de articulación

(¿tenemos una serie de demandas fijas? ¿hemos abierto canales de presión al gobierno? ¿hemos dialogado con alguien? ¿a que autoridad le reclamamos?)

 

Salud y lucha combativa!

A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s