España: Huelga de los controladores aereos

En un hecho si precedente, controladores aereos españoles abandonaron sus puestos de trabajo en dias pasados, sumiendo en el caos la trasportación aerea española, haciendo perder millones a las aerolineas y empresas relacionadas con esta area de servicios. Esta Huelga casi salvaje ha provocado una reacción en cadena, haciendo que el gobierno recurra a un Estado de emergencia, es decir, un decreto real que militariza a la aeronautica y obliga a los trabajadores aeronauticos a volver a sus puestos de trabajo, por la fuerza, y en caso de no hacerlo, obligarlos a un juicio por desobediencia. Se habla en loas ultimas horas de que guardias civiles han obligado a punta de pistola a los huelguistas a volver a sus puestos de trabajo, asi como de la presencia militar en los aeropuertos para forzar a los trabajadores. Ante esto, nuestra solidaridad y apoyo con los controladores aereos. Va abajo una nota del periodico  español EL PAIS sobre esta situación, tambien ponemos abajo el comunicado de la CGT, agrupación anacosindicalista española.

 

 Caos en los aeropuertos
El Gobierno declara el estado de alarma y moviliza a los controladores

Los controladores serán llamados de uno en uno con la advertencia de que desobedecer la movilización es un delito grave.- Rubalcaba asegura que los trabajadores que no se presenten a sus puestos podrán enfrentarse a penas de cárcel y afirma que la situación “comenzaba a ser insostenible”. -Coroneles toman el mando en las torres de los aeropuertos civiles. -15 aviones han despegado ya de Barcelona. Se quedan en tierra más de 330.000 personas en el arranque del puente

AMANDA MARS | ÁLVARO ROMERO 04/12/2010

España está en estado de alarma por primera vez en la historia de la democracia. El caos aeroportuario montado por el plante masivo de los controladores ha llevado al Gobierno a decretarlo esta mañana, a la vista de que los vigilantes del aire no deponían su actitud. A partir de las 13.00, con su publicación en el BOE, los controladores quedan “movilizados” y bajo las órdenes de la autoridad militar. A partir de entonces serán requeridos de uno en uno para que vayan a trabajar y si no lo hacen serán acusados de graves delitos. El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba lo explicó así: “Si no acuden a sus puestos de trabajo pasan a incurrir en un delito de desobediencia”, castigado con penas de prisión.

Es una amenaza cumplida, ya que anoche el Gobierno había amenazado con declarar el estado de alarma. Un Consejo de Ministros extraordinario, reunido desde las 9.10 de la mañana para abordar la crisis originada por la “huelga salvaje” iniciada ayer por los controladores y que sigue esta mañana, en la que sólo la mitad de ellos ha acudido a su puesto, aunque alegan problemas físicos para no trabajar.

Los ministros esperaron a ver si se normalizaba la situación para decidir si decretaban o no el estado de alarma. Pero eso no ocurrió. Por ello en la comparecencia de esta mañana, se decretó la alarma, una medida excepcional, para “impedir el chantaje” de los controladores y el evidente pulso al Gobierno que han decidido echarle los controladores. “Nunca pensaba que un colectivo podía ser tan insensato como para causar tanto daño, no al Gobierno, sino a los ciudadanos”, subrayó Rubalcaba. El estado de alarma permanecerá de momento por un periodo de 15 días.

La amenaza no ha surtido efecto de momento sobre el tráfico aéreo y habrá que ver cuánto tarda en surtir efecto el estado de alarma. Las compañías han anunciado que no habrá vuelos, que no despegarán ni aterrizarán en aeropuertos españoles, hasta las seis de la mañana de este domingo. Sin embargo, oficialmente AENA mantiene que a la una de la tarde de hoy se reabrirá el espacio aéreo y a partir de las 19.00 eurocontrol dará los slots para permitir despegues y aterrizajes. Iberia, la mayor operadora, ya ha dicho que hasta las seis de la mañana de mañana no operara sus aviones.

AENA ya había advertido a los controladores a primera hora de la tarde del viernes de que “la decisión de paralizar el tráfico aéreo en el país es de una extrema gravedad” y que, “además de constituir una falta muy grave que puede ser sancionada con el despido disciplinario”, constituye “un delito según el artículo 409 del Código Penal”.

Durante la madrugada del sábado los controladores empezaron a volver a sus puestos de trabajo y el tráfico aéreo se reinició tímidamente en algunos aeropuertos, pero su presencia es hasta ahora desigual, y muchos de los que han asistido no están trabajando de forma normal. Trece controladores del aeropuerto barcelonés de El Prat -la mitad de los que componen el turno- se incorporaron hacia las 22.00 horas del viernes. Entre esa hora y la 1.30 de la mañana despegaron y aterrizaron 15 vuelos en El Prat con una media de entre dos y cinco horas de retraso, informa Jesús García. A esa hora se detuvieron definitivamente los vuelos, que estaba previsto que arrancaran de nuevo a primera hora de la mañana del sábado. Los viajeros que han ido llegando al aeropuerto barcelonés para tomar vuelos por la mañana ya han sido informados de que sus aviones sufrirán importantes retrasos.

Mientras, el tráfico aéreo ha continuado suspendido en el aeropuerto de Barajas (Madrid) y Mallorca. A primera hora de la madrugada, y después de que interrumpiera en él la policía, los controladores reunidos en un hotel cerca del aeropuerto madrileño, comenzaron a abandonarlo entre los insultos del resto de huéspedes.

Los controladores también se incorporaron durante la madrugada a sus puestos en el centro de Gran Canaria. En cualquier caso, no se reanudarán los vuelos en ninguno de los aeropuertos servidos por ese puesto de control (Tenerife y Gran Canaria) hasta avanzada la mañana.

Control militar

El Ejecutivo se vio obligado a la militarización del control aéreo hacia las 23.00 horas del viernes ante el colapso generado por las “bajas masivas” del 70% de los controladores. Para poder tomar esta medida, que está prevista dentro de un decreto aprobado el mediodía del viernes por el Consejo de Ministros, el Ejecutivo publicó la norma de manera extraordinaria en el Boletín Oficial del Estado pasadas las 21.30. Además, el decreto especifica que también se permitirá realizar controles médicos a los controladores “de manera inmediata” para verificar que realmente no están en disposición de realizar sus funciones.

El Gabinete de crisis creado para gestionar la crisis anunció tres medidas de urgencia. En primer lugar, efectivos militares se trasladaron a los cuatro centros de control que existen en España (Sevilla, Madrid, Barcelona y Canarias) para asegurar su buen funcionamiento. En segundo, Defensa reforzó el personal de los nueve aeropuertos de uso mixto militar y civil: Villanubla (Valladolid), San Javier (Murcia), Salamanca, Talavera la Real (Badajoz), León, Zaragoza, Albacete y Cuatro Vientos y Torrejón (Madrid). A ellos se desviarán vuelos civiles.

Como tercera medida de urgencia, coroneles del Ejército del Aire se trasladaron a las torres de control de los aeropuertos civiles para asumir el mando. A sus órdenes han quedado los controladores civiles que acudieron a trabajar. Los coroneles comenzaron por asegurar la coordinación de los 10 aeropuertos que continuaban abiertos el viernes por la noche, y a lo largo de la madrugada se irán incorporando al resto, que son 47, para que por la mañana todos puedan estar operativos. A lo largo de la noche, soldados de la Unidad de Emergencias (UME) patrullaron por Barajas, ocupándose de avituallar con víveres, agua y mantas a los pasajeros.

Acusaciones de desobediencia

El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba ya explicó en una comparecencia previa, a las 23.00 horase del viernes, que se le exigiría a los controladores que se incorporasen a sus puestos de trabajo. Si desobedecían la orden o entorpecían el buen funcionamiento en las torres de control, la Guardia Civil les abriría un atestado y podrían incurrir en un delito por el que les corresponderían hasta penas de prisión menor (entre seis meses y un día y seis años).

Ante el colapso generado, AENA recomendó a los pasajeros que no acudieran a los aeropuertos, que activaron a su vez sus planes de emergencia y dejaron las zonas de servicios como cafeterías y restaurantes abiertas. También les pidió que soliciten información a las compañías que operan en sus instalaciones o través de su página web, además de poner a disposición de los afectados un número de teléfono: 902404704.

Al menos 330.000 afectados

Al menos 330.000 personas se han quedado por el momento sin poder viajar, según ha informado el presidente de AENA, Juan Ignacio Lema. Algunas compañías como Iberia, Spanair, Vueling o Ryanair han cancelado sus vuelos hasta las 11.00 del sábado. Cerca de dos millones de usuarios tenían previsto coger un avión en este puente.

El viernes era el primer día de la operación salida, tanto en las carreteras como en los aeropuertos, donde se iban a operar un total de 4.928 vuelos. En total se esperaba trasladar a 694.294 pasajeros. La de ayer era la jornada de mayor concentración de tráfico del puente de la Constitución.

Madrid-Barajas tenía previsto recibir 1,27 millones de viajeros durante estos siete días, para los que hay programados un total de 7.950 vuelos, siendo el viernes y el jueves 9 de diciembre, los de mayor tráfico, con 1.282 vuelos y 1.212 operaciones, respectivamente.

Un día entero en pie de guerra

Por la mañana del viernes, la directora de navegación aérea, Carmen Librero, mandó a los controladores una carta diciéndoles que de las 1.670 horas anuales que tienen que trabajar, todas deben ser de control efectivo. Esto es, que no podían contabilizar dentro de ellas los permisos o bajas. Unas horas después de recibir la comunicación, los controladores de Barajas y Baleares han adoptado lo que técnicamente se conoce como regulación rate 0, que solo se puede activar por razones de seguridad en los aeropuertos y equivale a estar “sin operaciones”. Esto ha extendido los problemas al resto de la red nacional por su dependencia de los dos centros. Bajo este estado no se permiten despegues de aviones y solo pueden aterrizar los que estén en aproximación final, ya que el resto debe de ser desviado.

El sindicato de controladores USCA, que ha reconocido que lo sucedido obedece a la aprobación ayer del nuevo modelo de gestión aeroportuaria en el Consejo de ministros, venía advirtiendo en las últimas jornadas de que, tras un año de conflicto con el Ministerio por sus condiciones de trabajo, los ánimos en el colectivo estaban muy encendidos. También advertían de que cada vez les era más difícil controlar a sus afiliados, a los que ayer pedía “calma y serenidad”. De hecho, a la misma hora que se confirmaban las bajas daban una rueda de prensa para afirmar que acataban el decreto. Por este motivo, descarta una huelga y asegura que la protesta ha sido “espontánea”. Algunos miembros de este sector han mantenido una reunión “paralela” a la del gabinete de crisis con miembros de Fomento.

Lema, que acusa a los controladores de someter a “chantaje a la población española con el fin de mantener unos privilegios que una ley aprobada en el Parlamento modificó”, ha denunciado que los controladores “han abandonado masivamente sus puestos de trabajo” apenas dos horas después de iniciarse el turno de tarde, a las 17.00 del viernes, aludiendo motivos de “incapacidad”, en su mayoría con episodios de indisposición y mareos. Para AENA, que califica lo sucedido de “intolerable”, se trata de una “comunicación de bajas concertadas y masivas” que se está produciendo en todos las dependencias, pero que ha tenido especial incidencia en Madrid y Baleares. Además, los trabajadores han exigido ser atendidos por médicos militares, lo que haría que el proceso fuese más lento. El presidente del organismo dependiente de Fomento ha explicado que los médicos del CIMA (Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial) se encuentran ahora en los centros de control para realizar reconocimientos para confirmar los motivos de las bajas. El regulador europeo Eurocontrol habla en su página web de “huelga encubierta”, tal y como ocurrió el pasado verano.
Los pasos de la intervención militar

1º Ordenar a los controladores que acudan a sus puestos de trabajo. Si no cumplen la orden se enfrentan a graves delitos con penas, incluso penales.

2ª Abrir al tráfico civil la decena de aeropuertos militares que hay en España. En Madrid se habilitarán el de Torrejón y el de Cuatro Vientos.

3ª Desplazar a las torres de control de los aeropuertos civiles a coroneles que asuman el mando.

4ª El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire seleccionará y decidirá cuáles son los vuelos prioritarios

————————————————————————–

NOTA DE PRENSA DE LA SECCIÓN SINDICAL ESTATAL DE CGT/Aena

El Ministro Blanco provoca el caos en el espacio aéreo español

Está en juego el empleo y el futuro laboral de TODOS los trabajadores de Aena. No se trata de una reivindicación salarial, sino de una provocación del Ministro para encubrir detrás del conflicto con los controladores la venta de Aena a empresa amigas y a precio de amigo.

El presidente del gobierno socialista ha arrodillado a todo el pueblo ante los intereses y las presiones de los mercados, de los banqueros, de los empresarios, y su última decisión de privatizar Aena a través de Real Decreto Ley, así como imponer por Decreto Ley condiciones laborales ilegales al colectivo de control en contra del derecho a la negociación colectiva y del propio estatuto de trabajadores, ha provocado el cierre del espacio aéreo.

Entendemos que, una vez más, el sr. Blanco está intentando solapar el expolio que supone el regalo a manos amigas privadas de los aeropuertos españoles echando la culpa a un colectivo con el que no ha querido negociar, al que se le han impuesto por decreto unas jornadas que, a la postre, se han demostrado insuficientes para cubrir las necesidades de cobertura real de los puestos de trabajo, pues no podemos obviar que, independientemente del apagón del día de hoy, el control aéreo se hubiera paralizado igualmente al cumplir los controladores en diciembre la jornada establecida en el Decreto de Blanco.

La privatización de Aena supondrá la subrogación de los empleados a una Sociedad Anónima, perdiendo la condición de empleado público y la garantía en el empleo. Se dará entrada a criterios de beneficio puro y duro empresarial, en contra de los actuales de seguridad, calidad del servicio y defensa del pasajero. Eso es lo que está detrás de todo este proceso, y no la defensa de reivindicaciones salariales, las cuales no existen.

Aena es una empresa pública con más de 12.000 trabajadores, entre los cuales se encuentran los colectivos de apoyo a pasajeros y compañías, personal de mantenimiento, señaleros, bomberos, personal de operaciones y gestión aeroportuaria, administrativos, médicos y ats aeroportuarios y titulados universitarios, entre otros, y que representan el 80% del personal de Aena.

El máximo responsable de esta crisis es el Ministro de Fomento, quien ha decidido legislar a golpe de decreto, hurtando el debate sosegado del Parlamento, y sometiéndose al dictado de los mercados de capitales y de las grandes empresas que se quieren repartir el pastel de Aena,

decisión que ni siquiera se ha tomado en el ámbito de este país. Aena es una empresa pública,muy rentable y productiva, que no le cuesta un duro al ciudadano, y que resulta muy apetecible para las grandes constructoras, las cuales han presionado, y de verdad, para conseguir una regulación adecuada a sus intereses.

La responsabilidad es del gobierno que ataca de nuevo para robar al pueblo otra empresa pública y dárselo a las empresas de su entorno a verdadero precio de amigo.

CGT/Aena condena que hayamos llegado a esta situación, y se solidariza profundamente con los ciudadanos de este país que están sufriendo en sus propias carnes la incompetencia de este gobierno. Animamos a todos los afectados a materializar reclamaciones en los formatos oficiales de Aena. Asimismo, ante un posible linchamiento mediático del colectivo de trabajadores de control, queremos dejar claro que el responsable de la situación es el gobierno, que ha provocado al colectivo de controladores imponiendo mediante Decreto condiciones laborales absolutamente irresponsables, con el fin de encubrir mediante el acoso y derribo de los controladores su propia ineficiencia en los cómputos de jornada, así como la privatización de Aena y el conflicto laboral que se avecina por la subrogación de los empleados públicos de Aena a empresas privadas.

Por último, apelamos a la cordura, para que desde el Ministerio se abra un diálogo social sobre este sector fundamental, y a que dejen de solaparse problemas estructurales a través de buscar cabezas de turco.

http://www.controladoresaereos.org/?p=6638

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s