¡Nuestro bienestar no está en sus mentirosas urnas!

Orientando la campaña contra las elecciones:

¡Nuestro bienestar no está en sus mentirosas urnas! 

Estamos ante una situación cada vez más desesperada los trabajadores y trabajadoras de Nuevo León y México entero. Desempleo, paro técnico, alza de precios es el pan de cada día.

Tan solo del primero de enero hasta la fecha, se han perdido más de 190 000 empleos formales según datos del mismo gobierno.

Hipócritamente, el Secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, en conferencia con los explotadores industriales reunidos para discutir como harán hacer recaer el peso de la crisis sobre nosotros, dice que esta situación de desempleo no va a mejorar, ¡si no que va aumentar aún más! 

Otro funcionario, Eduardo Sojo, en este mismo sentido, anuncia que estos despidos sumarán a lo largo del año, por lo menos, 320 000. 

En los primeros tres meses del año, el aumento en los precios se haya como mínimo en el 6%. ¡La económica de los trabajadores y el pueblo en general va en picada y el gobierno se reúne con los empresarios para ver como se salvan los unos a los otros! 

Sin embargo, compañeros y compañeras, no hay que sorprenderse, esta es precisamente la tarea de los gobiernos: mantener el privilegio del rico y la desgracia y miseria del pobre. 

Para plantearnos mejorar nuestra situación, para que el pueblo empiece a organizarse a sí mismo y empiece su lucha por mejorar sus condiciones de vida, es bien necesario entender la situación actual. Veamos los rasgos más generales de la situación que tenemos enfrente. 

Con todo y la complicidad de todos los partidos políticos (sin importar color e ideas) en la salvación de los ricos, la clase explotadora no logra consolidarse como una sola clase para someter al pueblo trabajador mexicano. Difícilmente lo logrará. 

Esto nos abre dos grandes posibilidades de cómo salir de nuestro atolladero. Por un lado, la intervención de los explotadores extranjeros norteamericanos en política, economía y seguridad nacional para poner orden en el “patio trasero”. 

Por el otro, la construcción desde abajo, poco a poco y paso a paso, de una organización obrera y popular que luche directamente, y no para mañana, por conquistar nuestro bienestar en los hechos. 

Sobre la intervención del gobierno gringo, no exageramos. En los últimos días diversos funcionarios norteamericanos señalaron a su presidente Barak Obama que es necesario mirar a México, “pues hay no gobierna (como debería) el gobierno”, que es un “peligro de seguridad nacional” para los E.U. 

Aunque en los últimos días otros funcionarios de seguridad han intentando desmentir las declaraciones anteriores (entre ellos la ministra Hilary Clinton en su visita a México), el gobierno de Estado Unidos, toma medidas en la práctica: ya fueron movilizados 400 agentes a la frontera con México ¡y se plantea incluso la participación de la fuerza naval, con lo que se militarizaría parte importante de la frontera! 

Esta no es una posibilidad nada remota, debemos mirar con atención y estar en guardia. Esto, mientras nuestros ricos empresarios locales miran con desconfianza al gobierno actual. 

Los explotadores locales miran con desconfianza al gobierno, y en general a los políticos, y se preparan para cualquier cosa que pudiese afectar sus intereses. El gobierno y lo políticos de todos los colores intentan distraer al pueblo de su tarea más necesaria, la organización. El pretexto perfecto ya viene: esta es la tarea de las elecciones. 

En estas elecciones buscarán hacernos creer que nos traerán soluciones desde las urnas. Nos bajaran el cielo y las estrellas, las vergüenzas que traen a rastras todos los partidos saldrán a la luz cuando jueguen a la papa caliente (veamos al PAN acusando al PRI de narcotraficante en el encuentro con los patrones). Aventarán la casa por la ventana.

Los partidos políticos se maquillarán de todos los colores para intentar seducir al pueblo. 

Votar por el PRI Y por el PAN es hacerlo por los empresarios, por las mentiras descardas, por la corrupción. Esto lo sabemos. 70 años de priismo y 9 de panismo nos lo han enseñado, pero no dudamos que haya algún compañero que se sienta atraído por el PRD. 

“Estaríamos mejor con López Obrador”; “aumento salarial de emergencia”, “bajar los salarios de los altos funcionarios”, “apertura de proyectos de infraestructura que crearán empleos” nos dicen el PRD, el PT y Convergencia, en anuncios televisivos diarios. 

Sin embargo, sería bueno ver como lo llevarían a cabo. ¿Haciendo alianzas con los empresarios que desilusionados del gobierno actual se apoyan en estos partidos como hizo, por ejemplo, CEMEX, pagando estos mismo anuncios televisivos de propaganda electorera? ¿Pintando de otro color la dominación a la que se nos somete? 

Los gobernantes hacen el canto de sirena al pueblo mientras dan la mano por detrás al explotador. Mañana, cuando el pueblo le dé el apoyo para tener el poder, quitará con la mano derecha lo que dio ayer con mano izquierda como premio por emplear la boleta electoral para cambiar su situación de hambre. 

¡No! ¡Nosotros, los y las trabajadores, estudiantes, campesinos, comerciantes, y todos los explotados y oprimidos por el gobierno y la patronal, decimos que cualquier fe de parte de nosotros en ellos acabará no solo en la desilusión y la amargura, si no que pondrá, en los hechos, su granito de arena para que los ricos nos vuelvan aplastar haciéndonos pagar sus crisis! 

Afortunadamente el pueblo cada vez cree menos en los políticos ladrones y sus promesas. Cada vez va menos gente a votar. La abstención ya no es novedad, el pueblo se muestra apático e indiferente con el circo electoral. Esto es bueno y saludable, sin embargo, es también insuficiente. 

En este sentido hacemos un llamado a nuestros hermanos trabajadores a que este 5 de julio no den gusto a los explotadores votandoles a sus candidatos o quedándose en casa sin mostrar su indignación con los problemas que nos molestan y joden. 

En lugar de eso, asistamos a sus urnas. No les votemos a ellos ni a sus candidatos. Utilicemos sus boletas electorales, no para que se rían de nosotros viendo como creemos en su circo electorero, sino midiendo la inconformidad de nuestro pueblo, midiendo la fuerza potencial que se halla tras ese silencio popular que se manifiesta cada época de elecciones mediante la abstención. Vamos a movilizarnos, a responderles. 

¿Cómo hacerlo? Este 5 de julio vayamos a las urnas. Anulemos nuestro voto expresando nuestras inconformidades y necesidades. Comencemos rechazando sus elecciones y mostrando nuestro rechazo a sus elecciones y al mismo tiempo trabajemos en construir nuestras herramientas de lucha por el bienestar y la libertad ¡En lugar de votar por algún gobernador, votemos por aumento salarial inmediato!; ¡en lugar de votar por alcaldes, votemos por que no haya ningún despido! ¡En lugar de votar por algún diputado, votemos la libertad de nuestros presos políticos que viven tras las rejas por luchar por el pueblo! 

¡Abajo las elecciones, que se vayan todos!

¡Aumento salarial, ya!

¡Ni un despido más!

¡Presos políticos, Libertad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s